¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Política de Cookies

¿Qué es una cookie?

Una cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.

¿Qué tipos de cookies utiliza esta web?

Según el plazo de tiempo que permanecen activas las cookies pueden ser:

Cookies de análisis: Sirven para estudiar el comportamiento de los usuarios de forma anónima al navegar por nuestra web. Así podremos conocer los contenidos más vistos, el número de visitantes, etc. Una información que utilizaremos para mejorar la experiencia de navegación y optimizar nuestros servicios. Pueden ser propias pero también de terceros. Entre éstas últimas se encuentran las cookies de Google Analytics y las de Iadvice.

Configuración, consulta y desactivación de cookies

Usted puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Todo lo relativo a las cookies de Google, tanto analíticas como publicitarias, así como su administración y configuración se puede consultar en:

En cuanto a lo referente a las cookies instaladas por Iadvice lo encontrará en http://www.iadvize.com/es/aviso_legal_iadvize.html

Talleres Alternativos

En los Talleres Alternativos que iremos proponiendo a lo largo de cursos docentes pretendemos que nuestros alumnos hagan prácticas de aquellas asignaturas o materias alternativas que son singularmente importantes y a las que consideramos que hay que dedicar más tiempo relativo a las prácticas que las que en la propia carrera se han efectuado.

Pulsología

Los pulsos chinos son una maravilla del ser humano que se descubrió hace 5000 años aproximadamente.

Mientras que la Medicina Occidental detecta un solo pulso radial que brinda información sobre circulación y el corazón (frecuencia, intensidad, dureza de las arterias, etc.), la Medicina Tradicional China estudia y diagnostica 18 pulsos diferentes, 9 en cada muñeca (3 profundos, 3 medios y 3 superficiales).

Estos corresponden a los 12 meridianos fundamentales, órganos y entrañas, cuyo trayecto por el organismo se conoce con absoluta precisión. Los fundamentales son: Pulmón, Intestino Grueso, Bazo-Páncreas, Estómago, Pericardio, San Jiao, Corazón, Intestino Delgado, Hígado, Vesícula Biliar, Riñón y Vejiga.

La alteración del pulso/s produce síntomas específicos para cada meridiano y, en consecuencia, su órgano correspondiente. Cuando desaparece la patología, el pulso o pulsos correspondientes a esos meridianos y órganos también se restauran.

Lo que pretendemos en el Instituto Europeo de Terapias Alternativas Shen Hai es que nuestros alumnos aprendan a través de la experiencia a tomar estos pulsos que son uno de los principales principios de diagnosis dentro de la Medicina Tradicional China (junto con la observación de la lengua, etc.). Por ello hemos decidido realizar “Talleres Alternativos de Pulsología en M.T.C.” que se irán combinando con otros Talleres como “diagnóstico mediante la observación de la lengua”.

 

DIAGNÓSTICO A TRAVÉS DE LA OBSERVACIÓN DE LA LENGUA

La observación de la lengua se completa con la información de experiencia y percepción local que la persona enferma nos da. Constituye un procedimiento muy eficaz para acercarnos en el camino hacia la comprensión del problema. La información visual, de entrada, aporta elementos de conocimiento aparentemente más claros y rápidos que la palpación de los pulsos. Pero la complementación de ambos procedimientos dibuja con mucha más nitidez la patología que el enfermo sufre.

La lengua puede informarnos de todas las características de los fluidos orgánicos, desde los comprensibles desde el punto de vista de la física hasta los más sutiles y sin aparente soporte material (canales o meridianos que definen la anatomía acupuntural). Una lengua normal tiene un cuerpo que cabe entre los dientes, un color rosado, una movilidad escasa o nula, una humedad relativa y una capa ligeramente perceptible, limpia y brillante. No tiene marcas y no está ni flácida ni tensa.

Al examinar la lengua hemos de fijarnos, pues: en su forma, su tamaño, su tensión, sus marcas, su color, su humedad/sequedad y su capa. Así mismo, como sabemos, la lengua se divide en zonas geográficas que corresponden, cada una de ellas, a un órgano y en consecuencia hemos de observar si hay alguna marca, cambio de color, etc., en estas zonas geográficas del cuerpo lingual para detectar cualquier alteración en algún órgano.

Sin embargo tenemos que entender lo que observamos dentro de la normalidad específica de la persona que tenemos delante. Ello nos debe llevar a no generalizar y a no pensar en lenguas-tipo estrictas a las que aproximar las observadas. Cada persona tiene una anatomía propia y otras características que hacen que su lengua difiera de las de otros.

Por todo esto y por la importancia que para el diagnóstico tiene la observación de la lengua, en el Instituto Europeo de Terapias Alternativas Shen Hai, consideramos de suma importancia el estudio de este principio diagnóstico y para ello hemos elaborado el Taller Alternativo de “diagnóstico a través de la observación de la lengua” en el que nuestros alumnos observarán, examinarán y diagnosticarán mediante la experiencia en esta herramienta diagnóstica.